que debes saber sobre casas prefabricadas

El gran favoritismo que existe actualmente en relación a las casas prefabricadas tiene muchas razones. Lo más destacable de ellas es que ofrecen una gran funcionalidad y bajos costos para las familias modernas, quienes suelen buscar soluciones rápidas y personalizables al momento de elegir su hogar ideal.

Las casas prefabricadas son prácticamente iguales a las casas convencionales, con la gran diferencia de que se componen de paneles o módulos previamente elaborados. Esto quiere decir que su montaje se asemeja bastante al de un rompecabezas, donde las personas podrán decidir el tamaño y la distribución de las diferentes habitaciones.

Si no conoces mucho al respecto, a continuación te dejamos unos cuantos datos que de seguro te ayudan a entender la popularidad con la que cuenta esta industria en la actualidad.

Ventajas de una casa prefabricada

Como ya hemos mencionado anteriormente, la principal ventaja que ofrecen estas construcciones en comparación con las casas convencionales es el precio que tiene. Su sistema de fabricación se encuentra especialmente pensado para disminuir los costos, ahorrar tiempo y optimizar el uso de materiales.

Es por esto que el segundo beneficio que conviene destacar es el tiempo de ejecución que requieren. Al contar con una estructura modular, estas piezas pueden ensamblarse rápidamente y ver tu vivienda construida en la mitad de lo que demanda una construcción tradicional.

Por otro lado es importante señalar que las casas prefabricadas son bastante ecológicas y tienen un escaso impacto sobre el medioambiente. Tanto sus proceso de producción como de obras minimizan la creación de residuos, evitando contaminar el entorno.

Recuerda que con las casas prefabricadas podrás diseñar y distribuir los espacios de tu casa a tu gusto. La personalización de este tipo de viviendas es imposible de comparar con las edificaciones regulares.

Desventajas de las casas prefabricadas

Al igual que cualquier otro producto del mercado, las casas prefabricadas presentan algunas desventajas en comparación con otro tipo de construcción. La primera de ellas tiene relación con el mantenimiento que estas necesitan, el cual variará en función del tipo de casa que hayas adquirido.

Otro problema a considerar al comprar este tipo de vivienda es que deberás correr con los gastos de ubicación. En el plano urbano suelen ser mucho más altos que para los espacios rurales, aunque estos últimos generan unos cuantos gastos extras relacionados con el alcance de servicios básicos.

Finalmente es importante mencionar que aún existe un gran rechazo con respecto a estas casas y en nuestro país siguen siendo una minoría. De todas maneras, esta desconfianza se basa en premisas erradas, puesto que las casas prefabricadas son igual de sólidas y resistentes que cualquier otra edificación.

Tipos de casa prefabricada

El material que mejor recibimiento logra entre los usuarios son las casas prefabricadas de madera. Su bajo costo y la fácil personalización que permite, la posicionan como una de las mejores alternativas para presupuestos reducidos. Eso sí, requieren de gran mantención y son particularmente vulnerables al fuego.

Por otro lado encontramos las viviendas de PVC, las que destacan por lo ligero y resistente de su material. Funcionan muy bien como aislantes térmicos, mejorando de forma considerable la experiencia de las personas. Lo bueno es que no requieren tanta mantención y pasarán desapercibidas entre el resto de casas.

Finalmente tenemos las casas prefabricadas de hormigón y de acero. Las primeras son las más parecidas a las construcciones convencionales y tienen la particularidad de ser las que mayor vida útil ofrecen. En cuanto al acero, estas casas ofrecen una estética superior, siendo bastante resistentes y requiriendo el mínimo mantenimiento.

Esperamos que con estos datos hayas podido aprender un poco más sobre el mundo de las casas prefabricadas. Si estás pensando en adquirir una de estas no dudes en ponerte en contacto con nuestro personal de atención.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *