como ahorrar en la factura de gas en invierno

Se acerca el invierno y el frío empieza a asomarse sin mucho disimulo. Ha llegado la época de refugiarnos y encontrar la manera de mantener nuestro hogar caliente y disfrutar del espacio cómodo que todos nos merecemos.

Sin embargo junto a estas ideas también aparece el miedo a que las facturas de gas aumenten de forma agresiva y nos veamos víctimas de precios desorbitantes a final del mes.

Es por esto que queremos ayudarte a que este no sea tu caso y que puedas encontrar métodos efectivos para mantener la calidez en tu casa sin que esto te cueste un ojo de la cara. Pon atención a los siguientes puntos y comienza a aplicarlos cuantos antes.

 

Mantenimiento calefacción

Lo primero es lo primero. No podemos pretender que nuestra casa se mantenga caliente si no realizamos un mínimo mantenimiento a nuestros radiadores.

No es ningún secreto que la potencia de estos artefactos disminuye considerablemente si se quedan con aire en el interior. Es por esto que existen tantos anuncios y tutoriales que te ayudan a purgar los radiadores y así asegurarte de que rindan a su máxima capacidad.

Para hacer esto solo debes buscar una pequeña válvula en algunas de las esquinas de tu radiador. Se puede reconocer porque está ubicada justo encima de una boquilla y por la forma de tornillo que esta posee.

Solo debes darle un par de vueltas y esperar a que salga el aire del interior. En el momento en que comience a salir agua, solo cierra la válvula y deja que tu casa se caliente.

 

Aislamiento

Un principio básico y crucial para que tu casa se mantenga templada es que el calor no tenga muchas opciones para escaparse. Es por esto que la primera recomendación para mantener tu casa caliente es no ventilar demasiado tiempo el interior de esta.

Vale, que ventilar es sano y todo lo que queramos, pero no hace falta tener abiertas las ventanas durante una hora. Con unos diez o quince minutos bastará para eliminar esos virus y olores del aire y no perder grandes dosis de calor.

Por otra parte es fundamental contar con ventanas y puertas fabricadas para el aislamiento térmico. Las elaboradas con PVC forman parte de las más solicitadas en la actualidad y destacan por su gran eficacia.

De hecho están señaladas como un método sumamente efectivo de reducir las facturas de la calefacción y ayudar a que la casa se caliente en mucho menos tiempo.

 

Temperatura constante y regulada

En la calle hace un frío extremo y nadie quiere estar allí. Sin embargo, esto no significa que al interior de tu casa debas abusar de tus recursos y estar siempre con 30 grados de temperatura.

Este es un error muy común en varios hogares, dejando en lo más alto el termostato y despreocupándose de las consecuencias económicas que eso puede tener.

Calienta tu casa a una temperatura grata, normal, que te mantenga a gusto con un jersey  o el pijama. No hace falta andar solo en camiseta y sentirse en un paraíso tropical.

De esta manera podrás disfrutar de un ambiente agradable y cómodo sin que las facturas de gas se disparen a final de mes.

 

No abuses del agua caliente

Todos sabemos lo agradable que resulta una ducha caliente al volver del trabajo. Sin embargo quedarse tiempos prolongados bajo el grifo puede tener serias repercusiones en las facturas del gas al finalizar el mes.

Es por esto que nuestra recomendación es que no abuses del uso del agua caliente y que regules tu fascinación por las duchas largas. Lo mismo con el agua cuando vayas a lavar la vajilla de forma manual.

 

Escoge tarifas convenientes

Muchos hogares cuentan con un servicio de gas que ha estado allí desde el principio y que rara vez se cuestiona. Lo cierto es que no es del todo necesario contar siempre con la misma compañía, puesto que existe una gran variedad de ofertas allí afuera.

Al igual como ocurre con las empresas telefónicas o proveedoras de internet, las compañías de gas ofrecen diferentes tarifas y servicios que vale la pena revisar. Muchas tienen ofertas bastante atractivas que podrían encajar a la perfección con las necesidades de tu hogar.

Nosotros te recomendamos que te tomes el tiempo de investigar y revises cuáles han sido tus gastos durante los últimos meses. De esta manera podrás encontrar tarifas que encajen contigo y solicitar un servicio realmente conveniente.

Una de las tantas alternativas que se manejan en el mercado es el cobro de una tarifa fija a lo largo del año. Si bien durante los meses de calor no resulta muy conveniente, al llegar a los meses fríos puedes disfrutar de todas las comodidades que desees.

Esperamos que con estos pequeños consejos logres llevar una mejor gestión de tus recursos y lograr que el consumo de gas disminuya al interior de tu hogar.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *